comunicate con nosotros: 0800 999 3722

Defensoría del Pueblo

7 diciembre, 2017

Posición de la Defensoría: Jubilaciones, movilidad y ajuste financiero

La previsión social tiene como objeto la protección de la vejez, la edad avanzada, la invalidez y las consecuencias de la muerte. La seguridad social se encuentra resguardada en la Carta Magna, base de la cual parte todo nuestro ordenamiento jurídico.

Posición de la Defensoría: Jubilaciones, movilidad y ajuste financiero

En el  art.  14  bis,  en  su  tercer  párrafo  se  prescribe:  “El  Estado  otorgará  los  beneficios  de  la  seguridad social, que tendrá carácter de integral e irrenunciable. En especial, la ley establecerá….jubilaciones y pensiones móviles…”.

La jubilación consiste en el derecho que se le reconoce a una persona para percibir cierta suma de dinero en forma periódica, usualmente mensual, una vez que ha cesado en su actividad laboral o profesional.

Ahora bien, es importante remarcar que no hay que confundir la garantía de la movilidad con los meros aumentos que a lo largo de los años fue dando el Gobierno.

La movilidad debe ser de índole sustitutiva de los salarios. En este sentido, se pronunció la Corte Suprema, en el fallo Badaro y en otros siete pronunciamientos anteriores, donde se dejó asentado que el haber jubilatorio “tiene que mantener una proporción razonable con los ingresos de los trabajadores activos“.

Nuestro país ha evolucionado bajo el acecho del proceso inflacionario en su economía, que se torna creciente a partir de 1945, pasando por períodos de hiperinflación.

Si bien desde la crisis de 1930 el valor de la moneda comenzó a debilitarse, el nivel de los precios se mantuvo casi invariable hasta el año 1944.

Mientras hubo estabilidad monetaria, el monto del beneficio jubilatorio no sufría alteraciones en su capacidad adquisitiva, pero el proceso inflacionario provocó una constante pérdida del valor adquisitivo de la moneda y un deterioro en el valor real del signo monetario, por lo que el constituyente al decir que las jubilaciones y pensiones han de ser móviles, señaló una pauta muy genérica que supone la actualización y el ajuste periódicos de sus montos.

El valor del haber jubilatorio, debe aumentar para que se mantenga la relación con la remuneración que percibía en actividad, o sea, la que seguiría ganando en cada momento, si estuviera en servicio activo.

Hay que tener en cuenta que, la vejez produce en el hombre la disminución paulatina de su capacidad laboral tanto en lo físico cuanto en lo intelectual, que debe ser reconocida, permitiendo el retiro de la actividad y gozar de un ingreso que le provea una subsistencia digna.

Si el haber percibido se mantiene fijo o no se ajusta debidamente, el jubilado está en inferioridad de condiciones frente a la evolución económica, sin poder contar con los medios de lucha sindicales para modificar esa realidad.

Por tanto, debe existir una legislación que establezca un sistema de adecuación permanente al costo de vida o al de productividad, frente a la inflación.

La prolongación de la vida, los avances de la tecnología, la desocupación, los cálculos actuariales en que se forjaron las expectativas de los sistemas de seguridad social y sus respuestas, quedaron desactualizados.

Es importante remarcar que, la reforma de la ley 24.241 llevada a cabo por la ley 24.463 de Solidaridad Previsional, determinó que la movilidad de las prestaciones previsionales se regiría por lo establecido cada año por el Congreso en la ley de presupuesto.

De tal forma, se estableció una pauta que en el tiempo fue un verdadero límite en el pago de las prestaciones previsionales.

Se impuso una relación entre la movilidad y lo que se destinara por el Congreso en el presupuesto anual, con el agravante de que durante trece años no se cumplió con esta disposición, provocándose el estancamiento del monto de los haberes.

Se dejó de lado la pauta de proporcionalidad que debe tener la prestación con el haber de actividad, por la que el jubilado permanece en la misma situación patrimonial a la que le correspondería, de haber seguido trabajando.

Posteriormente, se sancionó la ley 26.417 de Movilidad de las prestaciones previsionales (2008). Dicha ley dejó atrás la discrecionalidad de la Administración para conceder los aumentos y asegurar así a los beneficiarios las actualizaciones anuales de los haberes.

Sin embargo, tiene carencias  y los incrementos son insuficientes.

La relación con los aumentos de las remuneraciones de los trabajadores que propone el sistema no es directa –en el índice de movilidad–, a lo cual se suma que la inflación es elevada.

De este modo, las prestaciones pierden el carácter sustitutivo de la remuneración, que debe mantenerse en su proporción y movilidad para que el beneficiario conserve el nivel de vida acorde al que tenía al momento del cese en su actividad laboral.

Por estas razones, dos incrementos al año en la forma propuesta por la ley 26.417, no compensan la desvalorización referida en el importe de los haberes con respecto al costo de vida y las remuneraciones.

Los cambios que ha sufrido el sistema de movilidad históricamente, demuestran la inseguridad jurídica a la que se exponen continuamente los beneficiarios, lo que ocasiono una enorme litigiosidad. La tercera edad se ha visto siempre afectada, vulnerando ampliamente sus derechos.

Ante el actual tratamiento de la Ley Previsional propuesta por el Gobierno, La Defensoría del Pueblo no puede estar ajeno al debate, y como es política de la institución, no somos imparciales al momento de defender los derechos de los más vulnerados.

Por ello, consideramos fundamental en orden a la constitucionalidad del proyecto, reconocer la deuda eterna que se tiene con la clase pasiva, por la pérdida del valor adquisitivo del haber jubilatorio.

Consideramos que la fórmula para calcular la movilidad debe ser justa y equitativa.

Lo ideal sería, fijarla en un porcentaje determinado de los salarios en actividad, para encarar un camino que supere la brecha, teniendo en cuenta que la jubilación constituye una prolongación, después de la cesación regular y definitiva de la actividad social laboral del individuo, de la remuneración, como débito de la comunidad por el servicio que él ha prestado. En razón de ello, el principio básico que se debería privilegiar es el de la necesaria proporcionalidad entre el haber de pasividad y el de la actividad.

Pero, dada la situación actual del país y de la formula dispuesta en el actual proyecto de ley, nos queda trabajar activamente en pos de la protección de los más débiles, como las personas mayores que necesitan de su jubilación para subsistir en un estadio de la vida difícil de transitar.

Nuestro desafío es permanecer, no sólo en el trascendente aspecto retributivo sino de manera integral.

 

Dra. María América González

Defensora del Pueblo Adjunta de la Ciudad de Buenos Aires

 

 

 

Más Noticias

Descentralización

Infancia y Adolescencia

19 septiembre, 2019

¿Por qué Argentina está en Emergencia Alimentaria?

El Senado de la Nación convirtió en ley la declaración de emergencia alimentaria para el territorio nacional, con el propósito de dar una respuesta al desborde inflacionario que afecta sobre todo a los sectores de menores recursos.

Economía y Finanzas

19 septiembre, 2019

Canasta Básica, Pobreza y Salario Mínimo en agosto

El Programa de Estudios Tributarios e Impositivos para la Administración Pública de la Defensoría del Pueblo analiza los últimos datos de la Canasta Básica Alimentaria y la Canasta Básica Total para Gran Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Salud

Vivienda

19 septiembre, 2019

Derecho a la vivienda digna de una familia con niño trasplantado

En un amparo presentado con el patrocinio letrado del Consejo de Derechos Humanos de la Defensoría, se ordenó como medida cautelar que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires garantice el acceso a una vivienda digna a un grupo familiar integrado por una jefa de hogar y sus dos hijos menores de edad, uno de ellos trasplantado.

Inquilinos y Consorcios

19 septiembre, 2019

En agosto, una familia inquilina necesitó más de $53.000 para no ser pobre

Para alquilar un departamento de tres ambientes y cubrir la Canasta Básica Total, una familia porteña compuesta por una pareja con dos niños, necesitó contar con ingresos mensuales de $53.197. Un requisito que cumplen menos del 40% de las familias.

Trabajo

19 septiembre, 2019

Charlas de capacitación a la Guardia de Auxilio porteña

La Coordinación Operativa de Condiciones de Trabajo de la institución se organizaron dos charlas de capacitación en “buenas prácticas para el uso de extintores y evacuación” destinada a los trabajadores y las trabajadoras de la Guardia.

Adultos Mayores

Deporte y Recreación

Descentralización

19 septiembre, 2019

Taller en el Centro de Jubilados San Cristóbal

El 13 de septiembre se organizó una nueva Jornada informativa y recreativa para adultos mayores, a partir del trabajo conjunto de la Coordinación Operativa de Gestión y Ejecución de Políticas Descentralizadas y la Coordinación Operativa de Promoción Deportiva.

Turista

19 septiembre, 2019

Comenzará a funcionar en Tucumán la Defensoría del Turista

El Defensor del Pueblo Adjunto porteño a cargo de la Defensoría del Turista, Carlos Palmiotti. participó en Tucumán de la rúbrica final del convenio mediante el cual la Defensoría del Pueblo de esa provincia puso en funcionamiento su Defensoría del Turista local.

Adultos Mayores

18 septiembre, 2019

Jornada de debate en el Centro de Jubilados y Pensionados ‘Juntos’

La titular del Programa de Derechos Humanos Laborales, María América González, concurrió al Centro Social y Cultural de Jubilados y Pensionados ‘Juntos’, ubicado en Naón y Monroe, invitada por la jefa de Residencia de Medicina General y Familiar del CeSAC12, Micaela Amor.